19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


Las F-110 relanzan la posición mundial de Navantia en el mercado de fragatas


Los astilleros españoles compiten ahora en Estados Unidos por 20 buques de este tipo

La Armada de Australia fue la última que contrató un programa de fragatas a los astilleros públicos españoles. Lo hizo en el año 2007, y ese encargo llegó para ejecutar el diseño de los que serían los destructores más modernos de su Marina, los AWD, junto a la construcción de dos megabuques. Mientras que los colosos anfibios se construyeron en Ferrol, los barcos basados en las F-100 españolas se fabrican en Adelaida, bajo la gestión de Navantia. Con anterioridad, en el año 2000, la entonces llamada Bazán ganó un concurso internacional abierto por la Armada de Noruega para construir cinco buques, también basados en las F-100 españolas. Fueron los grandes hitos para la exportación de ese modelo, que ahora Navantia prevé reeditar con las futuras F-110 autorizadas ayer por el Consejo de Ministros, con una inversión de 4.300 millones y una previsión de crear 7.000 puestos de trabajo.

Este año, la compañía que preside Susana de Sarriá ha sufrido dos varapalos en otras tantas licitaciones, en Australia y Canadá, en donde aspiraba a construir una veintena de fragatas. Pero la apuesta del Ministerio de Defensa español por desarrollar junto a Navantia su fragata más avanzada (esas nuevas F-110) supone un salto cualitativo en el diseño y los procesos y mejora el posicionamiento de la compañía a nivel internacional. En concreto, el foco lo tiene puesto, en cuanto al mercado de fragatas se refiere, en Estados Unidos. Navantia participa en este concurso en alianza con General Dynamics y compite con otras cuatro compañías por hacerse con ese pedido, que implica la construcción en el país de 20 buques. Se mide a las americanas Huntington Ingalls, Lockheed Martin, Austal USA y General Dynamics, y a la italiana Fincantieri. El proceso continuará el próximo año con la petición de ofertas y la elaboración de la lista corta de los contendientes, y será en torno al 2020 cuando se adjudique el encargo.Para impulsar las posibilidades en esta licitación, Navantia ha abierto una delegación en Washington a cuyo frente se encuentra el ferrolano Francisco Barón. Las últimas fases de ese concurso coincidirán con las primeras del desarrollo del programa de las cinco F-110 aprobado por el Consejo de Ministros. El Gobierno validó la propuesta del Ministerio de Hacienda para modificar el techo de gasto para tres programas en vigor, con lo que se destinará de forma íntegra a la renovación y actualización de material de las Fuerzas Armadas. En conjunto, se ha autorizado una inversión de 7.331 millones de euros en programas de seguridad y defensa, en un plan plurianual hasta el año 2032; eso incluye las fragatas para Ferrol.

(Fuente: Faro de Vigo)

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta