19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


Astilleros vigueses planean la renovación de 50 pesqueros de la flota de empresas mixtas


La primera fase del proyecto supondría una inversión de 2.000 millones El sector naval no está dispuesto a rendirse ante la crisis. Superar este bache es cuestión de trabajo y de encontrar nichos de mercado. En estos momentos se está fraguando una línea de negocio que puede suponer un balón de oxígeno para los astilleros de la ría de Vigo. El objetivo no es otro que la renovación de la flota del Clúster de Empresas Pesqueras en Países Terceros, cuyas unidades tienen una media de edad superior a los 35 años.
En la primera fase se pretende renovar medio centenar de buques congeladores y construir unidades nuevas con esloras superiores a los 75 metros. El importe total de la operación rondaría los 2.000 millones de euros, teniendo en cuenta que el precio medio de cada barco sería de 40 millones.
La iniciativa será presentada en las próximas semanas al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y a la conselleira de Pesca, Rosa Quintana. Los promotores del proyecto pretenden contar con el apoyo de Pymar y de la Xunta de Galicia para acometer las inversiones, aunque responsables del Clúster también han iniciado contactos con el Banco Europeo de Inversiones.
Directivos de los astilleros y de los armadores vigueses quieren que en este plan de renovación de flota se implique también el Gobierno, ya que el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino ha destinado dinero al fondo de garantías de Pymar.
"El proyecto no sólo es necesario para seguir manteniendo la actividad de la construcción naval en la ría de Vigo, sino también porque la flota de gran altura necesita modernizar sus unidades", señala Jesús Freire, presidente de Construcciones Navales P. Freire y una las personas más implicadas en este proyecto.
La flota de las empresas mixtas en terceros países, segmento que se inició tras la extensión de las aguas territoriales de terceros países hasta las 200 millas, tiene abanderados en los respectivos países donde faena 330 barcos congeladores que embarcan a más de 9.000 personas y capturan más de 500.000 toneladas anuales de pescado de primera calidad.
El proyecto quiere emular a la renovación de la flota de Gran Sol realizada por la Xunta presidida por Manuel Fraga. En aquella ocasión sólo se tardó un año en llevarse a cabo, ahora, y debido a las dificultades económicas que afronta el Gobierno gallego, se cree que antes de dos años será muy difícil que se inicie la construcción del primer pesquero de este nuevo plan.
"La cartera de los astilleros se está agotando. El mercado de nuevas contrataciones es inexistente, no sólo en Galicia sino en toda Europa. Es necesario encontrar nuevas vías de negocio y la renovación de la flota congeladora de gran altura no es un capricho sino una imperiosa necesitad", dice Freire
En los últimos años los astilleros vigueses construyeron una gran cantidad de buques de todo tipo excepto pesqueros congeladores. Las últimas grandes unidades salieron del astillero M.Cíes (con los bacaladeros de la Armadora Molares, el "Monte Meixueiro" y el Monte Xaxán) y de Construcciones Navales Freire (el "New Polar" para una empresa mixta de Pescanova y dos pesqueros congeladores de arrastre por popa para Pesquerías Marinenses). Todas estas construcciones se entregaron hace más de seis años. (Fuente: FARO DE VIGO)

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta