19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


Un bote "ecológico" con sello vigués


Astilleros Lagos está construyendo una pequeña embarcación de madera de 5,5 metros de eslora y bajo consumo cuyo diseño ha sido publicado en la prestigiosa revista norteamericana WoodenBoat. Astilleros Lagos, fundada en 1915, se dedica a la restauración y mantenimiento de embarcaciones de recreo de madera en medio de los grandes astilleros vigueses. Entre gigantes del acero como Construcciones Navales P. Freire, Armón y Barreras sobrevive una pequeña empresa dedicada a la restauración y mantenimiento de embarcaciones de recreo de madera: Astilleros Lagos. Esta firma, fundada en 1915, ha recuperado su labor constructiva con el diseño y fabricación de un bote fueraborda ecológico de bajo consumo, que ha sido destacado por la revista norteamericana WoodenBoat.
"La idea de diseñar la embarcación surgió por un concurso de diseño organizado por esta revista, cuando el precio del petróleo estaba por las nubes", explica Alberto Lagos, responsable del astillero. El concurso planteaba la construcción de una embarcación de cualquier material, con una serie de características, entre las que destacaban que fuese eficiente, tuviese un consumo bajo (que pudiese mantener una velocidad de crucero de 15 nudos, con cuatro adultos a bordo y con un consumo inferior a 7,6 l/h) y una eslora inferior a los 5,65 metros.
"A finales del año pasado nos quedamos gratamente sorprendidos de que publicaran nuestro barco en la revista, como el diseño más notable después del ganador, un bote bastante parecido de un astillero americano", reconoce Lagos.
Para el diseño, este astillero se inspiró en un bote construido por él mismo en los años 50, aunque aumentando su eslora hasta los 5,50 metros. "Le dimos un perfil con estilo moderno y le añadimos un montón de detalles indispensables en las embarcaciones de hoy en día, como una consola central, cubierta y un sistema eléctrico mínimo", relata.
Establecidas las dimensiones principales, el astillero comenzó con la optimización de las formas mediante un programa de predicción de velocidades de embarcaciones de planeo. También se realizó un estudio detallado de los pesos, para contabilizar lo que iba a pesar exactamente el bote, y actuar sobre todos los elementos en los que se podía jugar para conseguir un peso mínimo, clave para una baja potencia y un mínimo consumo.
"La parte más complicada fue el cálculo estructural, para obtener una embarcación con un peso mínimo, pero como una estructura capaz de soportar 25 nudos de navegación con ciertas olas. Se ha buscado que todos los elementos tengan una función estructural, y que ninguna añada peso superfluamente", apostilla Lagos.
El casco y la estructura están terminados, la cubierta superior también, y el suelo interior, donde va situado la consola central. El prototipo está siendo construido por el carpintero Fernando González, incorporado recientemente al astillero tras su formación y prácticas en la Escuela Obradoiro Mar de Vigo, y cuenta con la ayuda en algunas tareas de Paulino Ferreira, veterano carpintero de ribera.
"Desde un primer momento tuvimos claro que si el bote estaba destinado a ser una embarcación ecológica, limpia y con un consumo reducido, debía ser de madera", relata Lagos. Lo que falta ahora para terminar el buque es el reforzado exterior con telas de fibra de vidrio, para mejorar la resistencia a la abrasión de la madera, y por último el trabajo de acabado, barnizado y pintado. "Una vez que esto esté acabado, habrá que instalar diferentes ferrajes para completar la embarcación, e instalar el motor fueraborda", añade.
Astilleros Lagos llegó a construir en su día cruceros de vela de hasta 16 metros, lanchas de competición y embarcaciones de vela ligera. En el proyecto del bote ecológico participa también la Fundación FEUGA. (Fuente: FARO DE VIGO)

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta