19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


La navieras solicitan al sector vigués que apure los buques de la industria petrolera


Los clientes del naval de la ría priman a los astilleros para reducir los plazos de construcción de 15 barcos Las diferentes navieras extranjeras que han contratado buques cuyo destino final será la industria petrolera, han solicitado al sector naval de la ría de Vigo que apure al máximo los plazos de entrega de las 15 unidades contratadas, dada la escalada sin freno de los precios del crudo. Varios astilleros de la ría y uno de Marín fabrican o tienen en proyecto varias naves de este tipo: se trata de buques sísmicos que detectan petróleo y gas bajo el lecho marino; naves de aprovisionamiento de plataformas petrolíferas y hasta un hotel flotante para el traslado de los operarios de estos grandes artefactos que trabajan mar adentro en la explotación de pozos petrolíferos. El valor total de estas construcciones ronda los 1.200 millones de euros, lo que representa casi la mitad del total de la cartera de pedidos del naval vigués.
Dada la premura de tiempo con que trabajan estas navieras para poder usar cuanto antes estas sofisticadas naves -que luego prestarán sus servicios a las principales multinacionales del planeta- han solicitado a los astilleros locales que se den toda la prisa posible. Y han puesto un suculento acicate sobre la mesa para forzar la maquinaria. Fuentes del sector han confirmado a La Voz que se llegan a pagar desde 300.000 hasta un millón de euros por acortar el plazo de entrega, pero que este escalado puede ser superior si la velocidad de construcción recorta en varias semanas los plazos de terminación de las unidades.
Como botón de muestra, Hijos de J. Barreras está construyendo de forma paralela dos de los cuatro sísmicos contratados por el trust Eastern Echo, una situación de simultaneidad para una misma naviera que se da en ocasiones muy puntuales. Estos buques tendrán una eslora máxima de casi 90 metros y estarán listos a finales de este año, en tanto que la pareja siguiente estará en el mar un año más tarde. El primero de ellos llevará el nombre de Colón .
También Factorías Vulcano y su filial Factorías Juliana prevé fabricar tres sísmicos y además al menos un buque de aprovisionamiento para plataformas para la naviera nórdica Boa Shipping. El coste global del contrato se aproxima a los 350 millones de euros. Del mismo modo, Factoría Naval de Marín tiene en cartera dos buques de servicio a estos artefactos de alta mar que construirá para la firma Esvagt, filial del grupo danés Maersk, con un coste total de 100 millones de euros. Por otro lado, la divisón de acero del grupo Rodman, Metalships&Docks, tiene contratados hasta cuatro buques de auxilio a las plataformas para la firma North Ocean Shipping.
Dentro de esta frenética actividad, el diseño más novedoso de todos, será el del buque hotel para los grupos de trabajo de las plataformas, que ha sido encargado a H.J.B. por la firma noruega Ostenjo Rederi As, una nave de 130 metros de eslora y que tendrá una capacidad para 600 trabajadores. (Fuente: La Voz de Galicia).

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta