19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


Cardama bota un gánguil de 66 metros de eslora


El astillero M. Cardama bota un buque tipo gánguil construido para la empresa S.A. Trabajos y Obras (Sato), que tiene una eslora máxima de 66 metros y una capacidad de carga de 1.000 metros cúbicos, según la propia empresa constructora. Por su diseño, con más de 12 metros de manga, esta unidad es una de las mayores del país. Este artefacto ha sido construido en dos semicascos longitudinales, unidos entre sí por dos robustas bisagras que se activan por medio de dos cilindros hidráulicos, de tal forma que para la descarga del material cada semicasco gira 20 grados, separando las quillas en torno a cuatro metros, lo que le permite soltar el material que lleva a bordo, ya sean piedras o arena. La construcción por parte del astillero vigués ha supuesto un hito en la trayectoria de la compañía de Beiramar, no sólo por su tamaño, sino por la complejidad técnica del artefacto y las exigencias de su alineamiento para su buen funcionamiento futuro. Para su mayor rendimiento, el barco cuenta con dos hélices propulsoras azimutales que giran 360 grados, así como una bomba propulsora situada en la proa. La combinación de estos tres elementos mecánicos proporciona una perfecta maniobrabilidad de la unidad (fuente: La Voz de Galicia)

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta