22 al 24 de Mayo 2018
 
   


Barreras iniciará en octubre el corte de chapa del minicrucero


El astillero negocia con la auxiliar Maessa, del Grupo ACS, para la prefabricación de bloques

Barreras comenzará en octubre la construcción del que será el primer crucero ultrapremium del mundo. El astillero vigués ultima la adjudicación de los trabajos de prefabricación de bloques a la auxiliar del naval Maessa, filial del grupo de construcción y servicios ACS, y tiene bastante avanzada la contratación de proveedores de habilitación naval y equipos. La factoría tiene que entregar el buque, de 190 metros de eslora y valorado en más de 250 millones de euros, en el cuarto trimestre de 2019, según el contrato firmado en junio con la nueva naviera de la cadena hotelera Ritz-Carlton.

Maessa, con una amplia experiencia en la prefabricación de bloques -sobre todo en buques militares- asumiría toda la actividad de corte de chapa, conformado, previas y paneles del primero de los tres cruceros que Ritz-Carlton Yacht Collection quiere construir en Barreras. La filial de ACS, como ocurrió con la gallega Ganain (Calderería Naval del Miñor) en el contrato del flotel de Petróleos Mexicanos (Pemex), se haría cargo del taller de corte que el astillero tiene entre Beiramar y Tomás Alonso. Fuentes del sector matizan que el contrato con Maessa todavía no está firmado pero que se encuentra en un estado avanzado de negociación.

Corte de chapa
El corte de chapa supondrá el verdadero pistoletazo de salida para la obra del crucero, aunque el astillero lleva meses trabajando la parte técnica y tiene bastante avanzada la contratación de auxiliares, fabricantes de equipos y empresas de habilitación naval. Por ahora ha trascendido que participarán en el proyecto firmas como MAN (para los motores diésel), ABB (para los propulsores azimutales) y Otis Marine (para los ascensores, que serán fabricados en la planta de Enor en Valadares).
Barreras también ha llegado a un acuerdo con la austriaca Interior Proman, uno de los mayores especialistas mundiales en interiores de megayates y cruceros de lujo, y negocia con varias empresas de habilitación naval extranjeras y gallegas (como Cándido Hermida, Malasa o Ramón García, que ya tienen experiencia en barcos de lujo).
Según el contrato con la naviera Ritz-Carlton, el crucero deberá entrar en servicio en el cuarto trimestre de 2019. Del éxito de este buque depende la contratación de una segunda y una tercera unidad, que se entregarían en 2021 y 2022.

(Fuente: Faro de Vigo)