19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


Nodosa construirá el primer buque factoría de recogida y procesado de mejillón a bordo


Desde el astillero, que se ha erigido en un referente para la renovación de la flota pesquera, explican que la iniciativa está aún en una fase incipiente.

El astillero marinense Nodosa diseñará y construirá el primer buque factoría para la recogida y tratamiento a bordo del mejillón. El barco tendrá una dimensión máxima de 28 metros de eslora y, además de la maquinaria habitual en este tipo de embarcaciones, incluirá tecnología nueva para el desgranado y desparasitado en crudo del molusco, además de un sistema para la separación de la vianda y control de efluentes. Se trata de un proyecto, denominado Ecomytilus, que cuenta con la colaboración de otras tres firmas gallegas: Alfogar (Vilanova de Arousa), Barlobento (O Grove) y Gefico (A Coruña). Es una de las iniciativas seleccionadas por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) para la concesión de fondos Feder-Interconnecta, cuya resolución definitiva se produjo esta semana.

Desde el astillero, que se ha erigido en un referente para la renovación de la flota pesquera, explican que la iniciativa está aún en una fase incipiente. “Estamos definiendo las dimensiones necesarias definitivas que vamos a necesitar para albergar la línea completa de procesado y el equipo de tratamiento de los efluentes”, detalla Daniel Carballo, responsable del departamento de Calidad, Medio Ambiente e I+D+i de Nodosa. El astillero diseñará y construirá el prototipo, Alfogar se encargará de los equipos de procesado y el sistema de control integrado, Gefico de la maquinaria de tratamiento de efluentes y recuperación de corrientes líquidas, y Barlobento ejecutará las pruebas de validación y fijará las necesidades del barco para que se adapte al trabajo encomendado en la zona de extracción.

Este buque factoría será pionero, al integrar en un mismo espacio las tecnologías de recogida y tratamiento del mejillón, y evitará tener que disponer de un centro de procesado en tierra. “Por una parte el acuicultor elimina su dependencia de las instalaciones terrestres, y por otra es capaz de suministrar un producto de mayor valor añadido al mercado por sí mismo”, detalla la documentación técnica del proyecto. La embarcación tendrá una eslora aproximada de entre 20 y 28 metros para adaptarse a las condiciones de maniobrabilidad y operativa en la recogida del molusco, tanto en bateas como en instalaciones long-line (utilizadas en Chile, Irlanda y Nueva Zelanda). El objetivo es que no solo el sector acuícola gallego pueda utilizar esta nueva tecnología, sino también exportarlo a otros países.

La reducida dimensión del barco factoría acrecienta el reto para el astillero, ya que los balandros (o mejilloneros) más grandes superan ya los veinte metros de eslora, con las grúas y tolvas en cubierta, entre otros equipos. El equipo de Nodosa desarrollará las modificaciones en el barco para que dé cabida a una línea de procesado, inexistente en los balandros actuales, y adaptarlo para bateas y long-lines. En lo que concierne al propio buque factoría, el astillero aumentará su autonomía y adaptará el diseño a un modelo más eficiente. La bodega también será diferente a la de los buques que a día de hoy se dedican a esta actividad.

La línea de procesado requerirá de un “rediseño de los procesos y desarrollo de nuevas tecnologías” que, como favorecerán un menor consumo energético y serán más eficientes, también se podrán instalar en instalaciones terrestres. Las desgranadoras sufrirán también un rediseño de su mecánica para no dañar el molusco en crudo antes de la cocción y se instalará un nuevo sistema de trommel de lavado. Para separar la vianda de la concha los integrantes del proyecto Ecomytilus han optado por un sistema de flujo laminar, que “eliminará la problemática de la utilización” de salmuera, además de ahorrar agua y permitir que el personal se pueda dedicar a otras tareas. A fin de que las viandas no incluyan conchas (tarea que ahora se hace a mano) el barco contará con sistemas de visión artificial.

(Fuente: Faro de Vigo)

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta