19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


Nodosa construirá el primer buque de altura de la flota gallega en 10 años


La renovación de la flota gallega en Malvinas empieza en Nodosa. El astillero de Marín ha firmado un contrato para la construcción de un arrastrero de 63,7 metros de eslora para una sociedad mixta hispano-británica que lo destinará a la captura de calamar en este preciado caladero del Atlántico Sudoccidental.

Se trata del primer buque de estas características encargado por una compañía mixta con capital gallego en los últimos diez años, y apuntala la cartera de pedidos de la división naval del grupo Nodosa, en la que figuran un palangrero también para Malvinas, otro arrastrero para el Mar del Norte y un remolcador. La construcción del nuevo barco tendrá una duración estimada de 18 meses.

El contrato se firmó recientemente y tras dos años de trabajo y negociaciones entre el astillero marinense y la casa armadora. El barco, que tendrá 63,7 metros de eslora por 12 de manga, incorporará los últimos avances en eficiencia energética, comunicaciones y navegación, confort de la tripulación, volumen de capturas, capacidad de congelación, optimización de la maniobra de pesca, velocidad de crucero y operativa, y respeto medioambiental. El diseño fue concebido y desarrollado por el equipo técnico del astillero siguiendo las recomendaciones y necesidades del armador, que atesora años de experiencia en el caladero de las islas Falkland. El barco estará especializado en la captura de calamar.

El contrato, cuyo montante no ha sido revelado por el , representa un hito para los astilleros de las rías de Vigo y Pontevedra porque hacía una década que no se construía un barco arrastrero para la flota gallega en Malvinas, cuya antigüedad media supera ampliamente los treinta años (el último arrastrero hecho en Vigo fue el Playa Pesmar Dos, en Freire, y en Marín, el Río Caxil, en 2005). Desde la factoría naval consideran el pedido como un “paso esperanzador” de cara a la renovación de esta escuadra pesquera, compuesta por más de una veintena de buques. En los últimos años, armadores de sociedades mixtas han reclamado en numerosas ocasiones subvenciones y financiación para renovar la flota que opera en este y otros caladeros de terceros países, hasta la fecha sin éxito.

En 2011 incluso se había firmado un acuerdo entre Aclunaga (el clúster del naval gallego) y cuatro astilleros (Nodosa, Freire, Armón Vigo y Valiña) para construir siete buques prototipo para caladeros americanos (Malvinas, Chile, Argentina, etc.) y africanos (Namibia, Sudáfrica, etc.), un proyecto liderado por Acemix, la Asociación de Empresas Comunitarias en Sociedades Mixtas de Pesca, en la que participan unas 40 firmas con más de setenta barcos que capturan más de 200.000 toneladas al año y proporcionan empleo directo a 5.210 personas. Esta iniciativa no llegó a cuajar por falta de financiación.

Cartera de pedidos
La cartera de pedidos de Nodosa se completa con un arrastrero de 28,7 metros de eslora para el grupo Osprey, propiedad de la familia de armadores holandeses De Boer; un palangrero de 60 metros de eslora también para Malvinas, y un remolcador de 70 toneladas de tiro para un operador nacional, todos ya en construcción. El grupo Nodosa, propiedad de las familias Novas y Dopico, distribuye su actividad entre sus filiales industrial y naval. En el negocio naval, el centro logístico de Bueu realiza todas las tareas de prefabricación de los buques (corte de chapa, fabricación de los bloques, etc.), mientras que en Marín posee tras la integración a principios del año pasado de las antiguas instalaciones de Factoría Naval una concesión marítimo terrestre de cerca de 40.000 metros cuadrados (entre terrenos y lámina de agua) y parte de una nave en el muelle de reparaciones del Puerto.
Este astillero siempre ha estado vinculado a la pesca, construyendo pesqueros y buques de apoyo para la acuicultura (bateeiros, etc.), aunque desde 2005 y hasta el año pasado, por la falta de subvenciones y ayudas a la renovación de las flotas, la factoría marinense se había dedicado a otros barcos como los remolcadores y las ecodragas, segmento este último en el que ya es una referencia internacional.

(Fuente: www.asime.es)

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta