19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


Rodman será el tercer astillero de Europa controlado por los chinos


Instalaciones de Metalships

La afición por los yates de lujo y la situación de crisis de los constructores facilitan la entrada de magnates asiáticos

Los mayores astilleros del mundo están en Asia, pero a la hora de adquirir yates y barcos de lujo las grandes fortunas prefieren ir de compras a Europa. Este interés de los magnates por la náutica de recreo y la situación de quiebra en la que se han quedado muchos constructores como consecuencia de la crisis han provocado que algunas de las mayores firmas del sector, como la italiana Ferreti o la británica Weichai hayan pasado a manos chinas en los últimos dos años.
La siguiente operación, de la que no se para de hablar en los salones náuticos, es la compra de Rodman, por parte de la empresa China Sonangol del también magnate Sam Pa.
Según apuntan fuentes de este sector -que emerge a duras penas después de casi siete años en caída libre-, la demanda asiática va en aumento. La previsión es que en los próximos diez años se pase de los actuales 1.500 armadores chinos hasta unos 100.000 nuevos aficionados a la náutica, con una cifra de negocio de más de 16.000 millones de dólares.
Eso explica que a principios del 2013 la firma china de componentes Weichai Group comprara el 75 % del fabricante de yates de lujo italiano Ferretti, uno de los líderes mundiales del sector, por 374 millones de euros. La empresa se encontraba en dificultades económicas, por problemas de financiación debido a la caída de la demanda mundial que acusaba el sector.
En la misma línea, se enmarca la siguiente operación, cerrada el año pasado. El multimillonario chino Wang Jianlin, propietario del grupo inmobiliario y hotelero Dalian Wanda Group (nuevo accionista del Atlético de Madrid) compró el 92 % de British Sunseeker, el constructor de los míticos yates de las películas de la saga de James Bond, por 400 millones.
La tercera gran compra que se llevará a cabo será la del grupo Rodman. Aunque existen diferencias apreciables en el caso de la adquisición del grupo gallego, ya que la operación incluye no solo la división de poliéster, Rodman Polyships (especializada en náutica deportiva, además de planeadoras y patrulleras), sino que además suma el astillero Metalships & Docks, dedicado a las grandes construcciones de acero.
Operación cerrada
¿Para qué compra China Sonangol el grupo Rodman? En primer lugar, el constructor gallego cuenta con unas instalaciones muy modernas, posiblemente de las mejores de Europa. Fuentes conocedoras de la operación aseguran que la idea inicial de Sam Pa, presidente de la petrolera chinoangoleña, es construir en Metalships gabarras dotadas con generadores de electricidad para alquilar a países africanos.
Metalships también podría servir a China Sonangol para hacer remolcadores, supply, y barcos off shore para la industria del petróleo. Además, se estaría hablando de construir aerogeneradores marinos, como los que esta haciendo Navantia.
Mientras, Rodman Polyships se encargaría de construir lanchas patrulleras y catamaranes de pasaje (su carga de trabajo actual) y se empieza a hablar también de la posible construcción de patrulleras y cientos de pequeños barcos de pesca artesanal para Indonesia, con cuyo gobierno Sam Pa mantiene buenos contactos.
La compra de hasta el 80 % del grupo, por una suma de entre 80 y 100 millones, prevista inicialmente para la última semana de marzo, está cerrada y pendiente de firma. Se lleva negociando desde finales del año pasado.
(Fuente: La Voz de Galicia)

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta