19, 20 y 21 de Mayo 2020
 
   


Armón Vigo ultima la contratación de un anclero de 76 metros de eslora para Italia


El buque será similar al "AH Valletta", entregado en 2010 a la casa armadora Finarge La factoría naval viguesa Armón, filial del consorcio asturiano del mismo nombre, ultima la contratación de un buque anclero (de servicio a plataformas offshore, especializado en el transporte y anclaje de estas estructuras) de 76 metros de eslora para la armadora italiana Finarge Armamento Genovese, según indicaron fuentes del sector. Este nuevo barco será similar al entregado en 2010 a la misma casa, el AH Valletta, que opera en la actualidad en aguas brasileñas. Este contrato reforzará la cartera de pedidos de la factoría de Coia, que está rematando un atunero para Pesca Azteca y tiene en grada un remolcador de 64 metros de eslora para un armador vasco.

Armón Vigo es uno de los astilleros que mejor ha sorteado la crisis y la asfixia del expediente del antiguo tax lease, con importantes contrataciones en los últimos cuatro años de diferentes tipos de embarcaciones, sobre todo oceanográficos y buques remolcadores. Este próximo pedido proviene de un cliente conocido para la compañía, Finarge Armamento Genovese, filial de Rimorchiatori Riuniti, grupo de remolcadores cuyos orígenes se remontan a 1922 en el puerto de Génova. Finarge ya había contratado a finales de la pasada década el que todavía hoy es su buque de mayor porte, el AH Valletta, de 76,5 metros de eslora por 17,5 metros de manga y una capacidad de tiro a punto fijo de 250 toneladas.

Según fuentes del sector, el contrato está atado y el nuevo buque -diseño de Armón- tendrá las mismas características que el AH Valletta. Se trata de un AHTS, siglas en inglés de anchor handling tug supply, un tipo de remolcador especializado en el soporte offshore y en el manejo de anclas para estas estructuras flotantes. La factoría viguesa tiene una dilatada experiencia en este segmento de embarcaciones, entre las que destacan, además del AH Valletta, el Kolga y el Bylgia, ambos de 72 metros de eslora y propiedad de la compañía holandesa Heerema, entregados el año pasado.

Actualmente, la factoría de Coia se ocupa en la construcción de un atunero para la armadora Pesca Azteca (Grupo Pinsa), la segunda unidad de un pedido de dos; y de un remolcador de 64 metros de eslora para la firma vasca Ibaizabal, como avanzó FARO en exclusiva. Desde junio de 2011, momento en el que Bruselas suspendió el antiguo tax lease (sistema de bonificaciones fiscales que utilizaban los astilleros) y comenzó la sequía de contratos para el sector naval español, Armón Vigo ha conseguido mantener su cartera de pedidos completa con los ancleros de Heerema, dos oceanográficos para el IEO (Instituto Español de Oceanografía), el Ángeles Alvariño y el Ramón Margalef, un buque de investigación científica para el Instituto Nacional de Pesca de México (BIPO Inapesca), una embarcación de la categoría stand by rescue para la noruega Esvagt (un encargo heredado de Factoría Naval de Marín), los dos atuneros de Pesca Azteca y el remolcador de Ibaizabal.

Asimismo, México sigue en el horizonte de Armón. La compañía naval, que se adjudicó el concurso para el diseño y la central de compras de los remolcadores que Pemex está construyendo en factorías aztecas, también está bien posicionada en la licitación de un segundo buque de investigación pesquera para la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación de México (Sagarpa), a través del Instituto Nacional de Pesca (Inapesca).

Proyecto cofinanciado por el Igape, la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional del programa operativo 2014-2020.

Programa Galicia Exporta