22 al 24 de Mayo  2018
   

Armón Vigo amplía su cartera de pedidos hasta 2019 con cuatro nuevos pesqueros


En concreto, se trata de un arrastrero rampero y un tangonero para dos pesqueras argentinas y dos palangreros para una armadora nacional.

Las gradas del astillero vigués del Grupo Armón tienen asegurado el lleno al menos hasta finales de 2019. La factoría gallega, que acaba de firmar un buque oceanográfico para la Universidad de Ciencias Agrícolas de Suecia, también ha cerrado la contratación de cuatro pesqueros y tiene pendiente un segundo buque de investigación costera para el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep) de Argentina, que aseguran un intenso ritmo de trabajo en los próximos dos años.

Armón Vigo ha sido de los pocos astilleros a nivel nacional que durante la crisis y la parálisis del antiguo tax lease logró mantener la actividad de construcción naval sin interrupciones, centrándose en pesqueros, remolcadores y buques de investigación. En la actualidad, la factoría trabaja en la construcción de un oceanográfico para el Inidep de 52 metros de eslora por 12,8 de manga, cuya botadura está prevista para el próximo marzo, y en los remates finales de un macicero de apoyo a la flota atunera (de 25 metros de eslora) de la sociedad radicada en Seychelles Isabella Fishing (Grupo Albacora), el Haizea Sei, que se entrega este mes.

Por delante, ya en cartera, Armón Vigo construirá otros cuatro pesqueros y dos buques de investigación. De los cuatro barcos de pesca, dos son para Argentina, un arrastrero rampero de 47 metros de eslora y 3.161 CGT (toneladas brutas compensadas) y un tangonero langostinero, para dos compañías locales. Fuentes del sector apuntan a las armadoras argentinas Grupo Valastro y Moscuzza como propietarias de las embarcaciones. Los dos pesqueros restantes son palangreros (de unos 40 metros de eslora y 1.931 CGT) para un mismo armador gallego. Las mismas fuentes aseguran que se trata del grupo coruñés Pesquerías Pombo, algunos de cuyos buques tienen base en O Berbés.

A mayores, Armón Vigo también tiene adjudicado un segundo buque de investigación (costera) para el Inidep, de menor tamaño que el primero (36 metros de eslora aproximadamente). El otro gran contrato de la factoría gallega es también un oceanográfico, para Suecia, de 69 metros de eslora y con un precio de 38,6 millones de euros. Este barco será de los últimos en cartera en iniciar su construcción, ya que su entrega está programada para el último trimestre de 2019, según ha podido saber este periódico.

Los seis barcos (cuatro pesqueros y dos buques de investigación costera y oceanográfica) pendientes de construir garantizan al astillero vigués un intenso ritmo de trabajo en los próximos meses, lo que consolida a la curva de San Gregorio como uno de los polos de la industria naval más pujantes de Vigo. Armón, Freire y Cardama en la ría de Vigo, y Nodosa en Marín, son las factorías con la cartera de pedidos más holgada de la comunidad. En la mayoría de los casos, ha sido la pesca (también en los astilleros de menor tamaño, como el de Joaquín Castro en A Guarda y A Xunqueira en Moaña, entre otros) el segmento que ha acudido al rescate del naval gallego, que está contribuyendo a la renovación de las flotas nacionales y extranjeras.