22 al 24 de Mayo  2018
   

La industria naval

Después de varios años de recesión la construcción naval mundial se ha visto impulsada por nuevos pedidos de buques de mayor tamaño y eficiencia. Se observan, por tanto, signos de recuperación en el mercado de la construcción naval mundial, la cartera de pedidos mundial crece después de cinco años de declive, y parece que la recesión ha tocado fondo.

En Europa los buques Off Shore y de pasajeros han sido los que han tenido un mayor protagonismo, lo que ha originado un cambio de la tendencia negativa. La industria marítima europea posee una alta tecnología y es reconocida a nivel mundial por su calidad, el diseño innovador, y su eficiencia. Esta industria se encuentra con los problemas derivados de la falta de financiación de los bancos, lo que constriñe las posibilidades de contratos para la construcción de nuevos buques en Europa, mientras que en el exterior existen cada vez mayores facilidades y un gran apoyo gubernamental a la financiación lo que posibilita el crecimiento de la industria marítima fuera de las fronteras europeas.

La reactivación de la demanda mundial de nuevas construcciones, abre nuevas oportunidades a la industria naval en el segmento de los buques off-shore, tanto para el sector del Oil & Gas como para el sector eólico off shore, en el que se tienen grandes esperanza, a pesar de que durante el parón comercial producido por el tax lease ha aparecido competencia de astilleros de otros países.

Con el nuevo tax lease operativo, se han empezado a firmar nuevas operaciones que dan visibilidad a ese cambio de tendencia y se tiene la sensación de que el mercado ha tocado fondo y que empieza a remontar, los astilleros gallegos han cerrado durante el año 2013 importantes contratos, y en el horizonte de los años sucesivos se intuyen nuevos contratos con un aumento gradual de la actividad, lo que redundará en un aumento del empleo y la facturación del sector.